Sin categoría

Reputación online municipios

Internet es el espejo del lugar donde cada uno vive, es en este contexto que pueblos y ciudades también velan por su reputación digital. El cerebro humano acostumbra a recordar mucho más las noticias negativas. Solo hay que buscar el nombre de Fago en Google para confirmarlo. Ciudades como Boston o Nueva York disponen, hace tiempo, de grupos oficiales en redes como Facebook o Twitter. Los contenidos que en ellos se publican suponen promoción, pero también contribuyen a proteger la imagen de estas metrópolis; una barrera que franquea, en posiciones privilegiadas de buscadores de internet posibles comentarios negativos que fácilmente se divulgan en la red. La proliferación de canales online para divulgar informaciones reclama atención en el mundo digital, pero, al mismo tiempo, supone una interesante oportunidad para darse a conocer en un sentido más positivo. Incluso bajo circunstancias como las que tiñeron de tragedia y misterio la localidad de algunos municipios, Internet ofrece la posibilidad de vencer la mala imagen online impulsando los contenidos favorables que también pertenecen y pueden etiquetar, a pesar de todo, a esa misma población.

Aprovechar las estrategias online para ubicar la buena imagen de cualquier pueblo en las que se resalten sus puntos fuertes, atractivos e interesantes, aunque hasta el momento desconocidos, permite, en una misma acción, desplazar hacia posiciones menos visibles en la red cualquier contenido perjudicial. De este modo, la promoción positiva supondrá también la protección de la propia imagen. Incluso el control de los contenidos negativos para la imagen de una localidad se pueden trabajar interactuando con quienes los generaron.

Construir reputación en Internet

Es frecuente que éxitos y logros profesionales no sean visibles en las primeras posiciones de Google u otros motores existiendo por tanto una distorsión entre lo que somos y lo que otros perciben de nosotros, en estos casos se suele perder el potencial de oportunidades ante las audiencias de Internet que acuden a la red a buscar información sobre personas como usted.

Nuestro trabajo no solo está dirigido a víctimas de contenidos perjudiciales sino a todas aquellas personas/empresas que desean mejorar la imagen que de ellos se desprende en la red. Ayudamos a entidades, directivos y profesionales a mejorar su imagen en Internet haciendo más visibles aquellas facetas, logros y habilidades al proyectarlas de manera adecuada en Internet.

Nuestro trabajo contempla fases diferenciadas, en una primera etapa trabajamos con periodistas que ayudan a extraer y explotar todo el potencial positivo de su identidad, marca, trayectoria. Posteriormente nos encargamos de la construcción de sitios web, se trata de multiplicar su presencia en la red. Finalmente posicionamos los contenidos para que tengan una alta visibilidad y escalen, buena parte de ellos, hasta el Top 10 de Google u otros motores de búsqueda.

Defensa de identidad

Algunos métodos usados como estrategia para salvaguardar y potenciar nuestra identidad en Internet (Resumen breve)

Desarrollo de contenidos que expresen todas las potencialidades del ciudadano o víctima que ha sufrido una crisis de identidad en Internet. Entrevistas, imagen gráfica y textual.

Desarrollo de la imagen personal en la red, imagen gráfica, fotografías, vídeos u otros soportes visuales. Participación e influencia en el sector de la opinión en Internet, blogs y foros, etc..

Estrategias orientadas a la protección de identidad, reserva de todos los perfiles con su nombre/apellidos, alta de perfiles en Facebook, sitio web con alto Page Rank, sitios web de referencia etc.. (25-50 portales según cada caso)

Desarrollo de estrategias SEO, posicionamiento en motores de búsqueda, linkbuilding, backlinks, inbound links, desarrollo Page Rank, estrategias colaterales, apoyo otros sitios web, etc..

Desplazamiento progresivo de contenidos perjudiciales o difamatorios, eliminación y aislamiento ante distintos arquetipos de atacante en Internet.

Reciclaje del ataque a la identidad, reversibilidad del conflicto o comentario negativo, evidencias del atacante, visibilidad del ataque y retroactividad con el fin de transformar el ataque en ventaja.

Pena del Telediario

Las recientes detenciones y escándalos en materia de corrupción urbanística han instaurado un nuevo término antes desconocido pero que ahora ya forma parte del moderno lenguaje periodístico, es la denominada < pena del Telediario > palabra utilizada para referirse a la exhibición y humillación pública que sufren muchos detenidos aún y cuando todavía no han prestado declaración ante el juez. En muchas ocasiones no se respeta la presunción de inocencia y se denigra su imagen al propagar sus nombres e imágenes en todo tipo de sitios web, foros y portales de noticias. En el reciente caso Pretoria toda la sociedad pudo ver como la Policía exhibía públicamente a los detenidos haciéndoles bajar enmanillados desde un furgón policial en plena vía pública y obligándoles a recoger sus pertenencias en bolsas de basura industriales todo ante los ojos de decenas de periodistas, fotógrafos y cámaras de televisión.

Internet no podía ser menos y es en estos casos cuando el gatillo fácil de la red no se deja esperar, es cada vez más frecuente ser sometidos al juicio paralelo de todo tipo de blogs, foros y sitios web cuya ansiedad por informar les lleva a participar en las más feroces críticas, insultos y abusos de expresiones. El presunto inocente empieza a sufrir las consecuencias, una avalancha de contenidos perjudiciales empezará a tejer el velo de la culpabilidad, la < pena de Google > está servida y los contenidos empezarán a indexarse en este y otros motores de búsqueda mancillando y lesionando el nombre o marca expuesto al escenario de conflicto. Esta < pena del paseíllo > no está prevista en la legislación y permite dar rienda suelta a muchos blogueros ansiosos por conseguir cierto protagonismo en su círculo digital. La falta de contraste y profesionalidad añadirá el ingrediente definitivo creando distorsión ante las audiencias de Internet. Se trata de despojar a un ciudadano de su dignidad a cambio de un buen titular y un puñado de visitantes al exponer sus deficiencias en el mayor escaparate del mundo.

Para muchas personas sufrir el efecto del dedo acusador de Internet supone la peor de las condenas debido a la perdurabilidad y visibilidad que las informaciones ganan con el paso del tiempo aún y años después de haberse publicado. En estos casos la información puede llegar a convertirse en un estigma provocando graves daños a la reputación digital del sujeto e impidiendo su reinserción laboral.

Empresas consultoras como Identidad Legítima asesoran a clientes víctimas de este perfil de prácticas en Internet, Francisco Canals su director afirma que no existen procedimientos efectivos para detener una < pena del telediario > pero si métodos y sistemas que permiten anticipar ataques contra nombres y marcas en Internet. Se trata de invertir en labores preventivas, monitorizar la red de manera adecuada, oficializar las voces y las fuentes creando contramedidas efectivas que permitan una defensa eficaz ante ataques mediáticos. En ningún caso una empresa debe permitir ser víctima de una campaña de denigración en Internet, no actuar es el peor de los errores –afirma Canals- la consultoría de reputación digital permite implementar sistemas de defensa adecuados a cada circunstancia y evitar que la información pueda convertirse en un estigma para la marca afectada.

Reputación online hoteles

Encontrar la cama sin hacer, restos de comida en la papelera o un camarero con mal humor son motivos suficientes para que un huésped decida utilizar blogs, foros y sitios web para arremeter contra la reputación de una empresa hotelera, son los llamados reviews y ya se han convertido en un quebradero de cabeza para directores y propietarios de establecimientos hoteleros. Estas valoraciones digitales tienen un gran poder prescriptor además de un gran impacto en la cuenta de resultados de muchos hoteles.

Lo cierto es que en los últimos años muchos hoteles han mostrado su angustia por los reviews, muchos de estos han contratado a empresas expertas en la gestión de la reputación digital, afirma Francisco Canals, Director de Identidad Legítima.com, entidad que trabaja para distintos hoteles españoles. Canals apunta a la importancia de la reparación de resultados y la intermediación ante los sitios web que alojan los contenidos no deseados. Lamentablemente algunos hoteles sufren una considerable pérdida de facturación al convertirse en víctimas de contenidos que no siempre son veraces ya que como todos sabemos no es necesario acreditar que ese autor ha estado alojado en ese hotel para publicar el contenido.

El sector hotelero ya conoce el fenómeno como la pena de Google o el miedo a lo que dirán de mi en Internet, la transnacionalidad y el anonimato ponen al descubierto la gran facilidad con la que cualquier usuario puede publicar un contenido con severas consecuencias. Algunos directores de hoteles no reconocen abiertamente estas críticas debido al miedo existente a que se propaguen mucho más. En otros casos es el mismo hotel quién sin mucho éxito intenta desplazar a los comentarios perjudiciales publicando otros positivos, práctica que F.Canals desaconseja pues las campañas de reputación digital hotelera deben basarse en la reparación de resultados y en la creación de una identidad sólida y firme en el top 10 de Google que salvaguarde a la marca digital turística ante actuales o futuros ataques.

Reputación digital famosos y personajes públicos

Identidad Legítima asesora a distintos personajes con relevancia o proyección mediática al entender que la < alta visibilidad > a la que están sujetos suele actuar como factor de riesgo para la proliferación de contenidos perjudiciales.

Nuestra empresa trabaja en el contexto de:

Protección ante ataques de denigración en prensa.

Gestión, análisis y lucha contra ataques reputacionales.

Oficialización de las voces y las fuentes ante informaciones o contenidos capaces de distorsionar su imagen.
Estrategias de comunicación para famosos, políticos e identidades públicas en medios de comunicación.

Lucha contra la fuga de informaciones o revelación de secretos.

Preservar la identidad, imagen y la reparación de resultados en los motores de búsqueda.

Publicación de contenido positivo, veraz y por tanto legítimo que actúe en pro del personaje, resaltando y creando visibilidad entorno a sus facetas más positivas.

El 50% de las grandes empresas españolas recibe ataques reputacionales a través de WhatsApp

Memes ridiculizantes, difusión masiva de bulos y rumores sobre medicamentos o contraindicaciones de alimentos supuestamente peligrosos se consolidan como la nueva “moda” para dañar la reputación de empresas y corporaciones españolas

Si durante la última década el top 10 de Google se convirtió en la peor pesadilla para la reputación digital de empresas de nuestro país ahora es WhatsApp; la app utilizada por 18 millones de españoles la que irrumpe con fuerza en el controvertido escenario de la reputación digital en España.

Los supuestos efectos perjudiciales de los productos de Mercadona; los “efectos nocivos” de los productos de Lidl; las enfermedades graves provocadas por las cremas Solcare y Deliplus; las contraindicaciones de la Coca-Cola; naranjas y plátanos supuestamente infectados por el VIH… se trata de hoax y rumores que llegan a través de Whatsapp y atentan contra las empresas más conocidas afirma la consultora en reputación online IdentidadLegítima.com Se reenvían y propagan de móvil a móvil hasta extenderse a todos los rincones de la geografía, sembrando la duda ante millones de consumidores.

Su existencia genera importantes pérdidas para la industria ya que los usuarios tienden a otorgar más credibilidad a los mensajes que llegan desde familiares o amigos antes que anuncios o mensajes publicados en los medios de comunicación. Algunos whatsapps adquieren forma de video afectando gravemente a empresas como Heineken España; este video fraudulento se reenvío a miles de teléfonos móviles, en él se visualiza como centenares de palomas acuden a comer grano a un supuesto depósito de la fábrica en Sevilla con tan mala suerte que son succionadas y trituradas por las máquinas productoras de cerveza.

El Ministerio de Salud y la Policía ya han desmentido a través de Twitter muchos de estos whatsapps maliciosos Se trata de una forma de acoso y ataque reputacional que ya ha llevado a distintos consejos de administración a contratar servicios de defensa de reputación en WhatsApp.

Los autores de estas malas prácticas aprovechan el potencial propagador de esta app para divulgar falsos mensajes. La oficialización de las voces y las fuentes; la activación de protocolos destinados a neutralizar mensajes virales y la creación de grupos oficiales de las marcas con el fin de infundir credibilidad se perfilan como las principales estrategias.

Fuente: Identidad Legítima, reputación digital / Tel prensa: Tels 913804419

Reputación online empresas

La reputación on line de marcas, empresas y corporaciones es uno de los aspectos más controvertidos de este sector. La virulencia con la que algunos clientes atacan a sus empresas puede llegar a generar perjuicios de distinta naturaleza  (pérdida de facturación, falta de confianza por parte de clientes y proveedores, exposición de conflictos o debilidades de la empresa en la vía pública de Internet).

Un contenido perjudicial puede ser la publicación de una multa o sanción en un boletín del Estado o en una gaceta municipal. Existen empresas que sufren la existencia de una noticia negativa indexada en Internet aún y décadas después de su publicación. Un cliente insatisfecho con el producto; reclamadores profesionales; tweets y posts ofensivos en las redes sociales; contenidos dañínos derivados de despidos, reducciones de plantilla o causas judiciales son algunas de las situaciones más usuales entre personas jurídicas.

La reputación es un valioso activo que las empresas no pueden desperdiciar. Gestores y directivos deben preservarla como si de un valor fundamental se tratara.  Más información reputación online para empresas: Tel +34 93 3248203 +34 91 3804419 E-mail: info@identidadlegitima.com

Crisis reputación en Internet

¿Cómo gestionar una crisis de reputación digital?

Las crisis son escenarios no deseados pero están para superarlas y forman parte de la vida y evolución de empresas, sujetos e iniciativas de toda índole. La red no está exento de ellas, hasta el punto de que existe un importante número de empresas cuyo prestigio, reputación o ventas se resienten a raíz de la existencia de un contenido no deseado en Internet.

¿Pero cómo minimizar y/o frenar una crisis de reputación digital? Francisco Canals, experto en reputación online aporta algunas de las claves:

Contramedidas mediáticas:

Publicar numerosas noticias positivas cuya finalidad es minimizar el efecto negativo de noticias perjudiciales. Esta medida ayuda a contener la onda expansiva de una noticia no deseada creando el justo y merecido contraste ante las audiencias.

Estrategias oficializadoras:

Son las utilizadas en aquellos casos en los que existe una alta propagación de contenidos perjudiciales. Oficializar las voces y las fuentes dejando claro la versión original de los hechos contribuye a evitar procesos de distorsión tan frecuente en escenarios de crisis online.

Intermediación:

Intermediar ante sitios web y prescriptores de la comunicación. Recuerde que las relaciones públicas y la diplomacia son valores útiles para la lucha contra contenidos perjudiciales en Internet. Cuente con un buen profesional de la reputación que sea su portavoz y diplomático, un consultor con buen tacto que le ayude a evitar crisis reputacionales. Y recuerde; siempre habrá alguien observándole al otro lado de la pantalla de plasma.

Más info crisis de reputación online > Francisco Canals > +34 913804419 – +34 933248203

¿Cómo actuar ante una difamación en Internet?

Internet se presta a las difamaciones, su propagación, anonimato y transnacionalidad permiten ser injuriado a mayor velocidad que en cualquier otro medio o plataforma de comunicación. La blogosfera hispana, las redes sociales y la cultura del gatillo fácil tan implantada en nuestro país deja cada año a una larga lista de víctimas de contenidos perjudiciales.

Si vd.ha sido atacado o difamado a través de un sitio web es importante adquirir la visión de que su principal objetivo será el de evitar una mayor propagación, el defenderse de manera adecuada ante la fuente del contenido y el de restituir su nombre o marca mancillado en los motores de búsqueda.

Evitar climas pasionales que pudieran dar lugar a crear “mayor bombo” al conflicto, es frecuente que el afectado por una difamación se deje arrastrar por su propio instinto de autodefensa arremetiendo y declarando ante la parte contraria. Sea prudente, evite los “flames” (discusiones acaloradas) y no olvide que la polémica atrae más polémica.

Evite replicar en el mismo sitio web del atacante (nunca entre en casa del enemigo) pues empeorará todo además es posible que el sitio web gane relevancia y consiga una mayor propagación.

Ignore al troll (término utilizado para referirse al provocador y/o difamador) es frecuente que el autor de un ataque busque una respuesta o protagonismo a su provocación, si vd le replica aumentará su protagonismo ya que conseguirá el resultado esperado, la ignorancia es el mejor castigo para un provocador. Si vd hace referencia a él se sentirá reconfortado y habrá conseguido atraer su atención, nunca transmita su relevancia al autor de un contenido perjudicial.

No inicie acciones legales, si vd amenaza legalmente el atacante aprovechará para auto personarse ante el resto de su comunidad como una víctima de una persecución legal y/o ideológica. La experiencia demuestra que las acciones legales no suelen ser muy eficaces en el escenario de Internet. Recurra a esta solución únicamente en aquellos casos en los que el contenido vertido pueda ser claramente delictivo.

Recuerde que todo conflicto es gestionable, póngase en contacto con un profesional de la reputación digital para que le ayude a trazar una estrategia orientada a la reparación de identidad ante los motores de búsqueda.