Reputación online municipios

Internet es el espejo del lugar donde cada uno vive, es en este contexto que pueblos y ciudades también velan por su reputación digital. El cerebro humano acostumbra a recordar mucho más las noticias negativas. Solo hay que buscar el nombre de Fago en Google para confirmarlo. Ciudades como Boston o Nueva York disponen, hace tiempo, de grupos oficiales en redes como Facebook o Twitter. Los contenidos que en ellos se publican suponen promoción, pero también contribuyen a proteger la imagen de estas metrópolis; una barrera que franquea, en posiciones privilegiadas de buscadores de internet posibles comentarios negativos que fácilmente se divulgan en la red. La proliferación de canales online para divulgar informaciones reclama atención en el mundo digital, pero, al mismo tiempo, supone una interesante oportunidad para darse a conocer en un sentido más positivo. Incluso bajo circunstancias como las que tiñeron de tragedia y misterio la localidad de algunos municipios, Internet ofrece la posibilidad de vencer la mala imagen online impulsando los contenidos favorables que también pertenecen y pueden etiquetar, a pesar de todo, a esa misma población.
Aprovechar las estrategias online para ubicar la buena imagen de cualquier pueblo en las que se resalten sus puntos fuertes, atractivos e interesantes, aunque hasta el momento desconocidos, permite, en una misma acción, desplazar hacia posiciones menos visibles en la red cualquier contenido perjudicial. De este modo, la promoción positiva supondrá también la protección de la propia imagen. Incluso el control de los contenidos negativos para la imagen de una localidad se pueden trabajar interactuando con quienes los generaron.
En este sentido, las herramientas de socialización que facilita Internet resultan claves en el proceso de darse a conocer en la red y de la buena reputación de una ciudad o municipio. Y EEUU es pionero en ello. Allí, la cultura del cuidado de la imagen en el mundo virtual cuenta con un largo recorrido, un asunto todavía bastante descuidado en Europa y sus regiones. El dominio de la reputación online corporativa es una inversión que puede aportar generosos beneficios en el campo del marketing. El boom de las webs ha permitido experimentar con las plataformas tecnológicas  a muchos particulares además de empresas y administraciones de todo tipo. Saber ubicarse bien en esa gran “selva” accesible a todo el mundo, es primordial, si se pretende no solo estar presente en ella, sino conseguir que resulte beneficiosa para quienes se dan a conocer en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *